CRONICAS MUNICIPALES AMECAMECA
  CRONICA DE UNA LARGA NOCHE
 


LA NOCHE MAS LARGA

 
 

AMECAMECA DE JUAREZ, ESTADO DE MEXICO

                2 de diciembre año 2000
                               Las noticias sobre el volcán Popocatépetl, han disminuido, las notas periodísticas son pocas, otras noticias ocupan las primeras planas.


                Don Juan, un hombre anciano, camina despacio por el jardín de la plaza Constitución, escucha casualmente la platica de  personas que esperan abordar el autobús, que las llevara a la ciudad de México, lugar en donde laboran.


                Te lo dije, solo era un cuento lo del volcán, ¿ya ves? tanto ruido y mira ya no se ve ninguna actividad, seguro era solo para subir los precios.


                La otra persona aceptaba estos comentarios, asintiendo con la cabeza, eso provoco que nuevamente insistiera la voz incrédula, no pasa nada, si llevo años viendo al volcán humear y hasta ahora se dan cuenta que tiene actividad, termino la frase en forma por demás burlona, la otra persona sonrió en forma insegura y la llegada de la “combi” interrumpió la charla.


                Don Juan volteo hacia el volcán musito algo entre dientes y con caminar aún mas lento, cruzo el jardín, él sabía que el volcán estaba listo, lo que no sabía, por que los tiempos del volcán, no son lo mismos tiempos que los humanos, es cuando sucedería lo que sus sueños le advirtieran, el espíritu está molesto, escuchaba esa voz en cuanto cerraba los ojos al tratar de dormir, y luego una serie de imágenes cruzaban velozmente por su mente, imágenes de miedo, de angustia, de ignorancia, abría los ojos y las imágenes seguían ahí, vivas, demandantes, imágenes de castigo. Eso bastaba para que el anciano no durmiera, sus familiares le reprochaban que tuviera la luz de su cuarto prendida toda la noche, él no contestaba, solo los veía a los ojos y …prefería callar, era tan fácil ahora acusar a un anciano de loco, que él temía ser objeto de burlas, pero el volcán lo estaba advirtiendo.

 
                Reporte de Centro Nacional De Prevención De desastres (CENAPRED) fecha 2 de diciembre 2000:
La actividad volcánica se incrementa produciendo una moderada, pero larga exhalación con una emisión de ceniza que duró cerca de 90 minutos.
                Reportes del Centro Nacional De prevención De Desastres fecha 9 de diciembre 2000:
El 6 de diciembre, ocurrió un enjambre de 6 sismos volcano-tectónicos de baja magnitud, el cual fue seguido por otro enjambre similar de eventos el 8 y 9 de diciembre. Estos sismos fueron antecedidos por un tremor armónico de gran amplitud y duración de 5 minutos, dicha amplitud fue la más grande observada hasta entonces, desde el inicio de la actividad del volcán en diciembre de 1994.
 
                12 diciembre 2000
                Mamá mira que bonito se ve el volcán, casi grito el niño, la madre voltea y efectivamente una hermosa luminosidad se observaba en el cráter del volcán, pero ya era tarde y su marido no tardaría en llegar a cenar, pese a ser un día festivo mas de creencia religiosa que laboral, su esposo tuvo que trabajar, aún qué era el día que se celebraba a la virgen de Guadalupe. Apresuró el paso.




                15 de diciembre 2000
                Centro de monitoreo del volcán Popocatépetl: hora 14:04
                Pedro echa un vistazo a los tableros de control, que detectan la actividad sísmica del volcán Popocatépetl, se levanta alarmado, los instrumentos se han disparado, efectivamente las plumillas se movían activamente sobre el papel testigo.
                Pedro regreso a su escritorio y tomó el teléfono… durante nueve horas, el ambiente fue de una tensión expectante.

               
Amecameca, ese mismo día:
                ¿No sienten raro? como si estuviera temblando, decía Doña Carmen a sus hijas que terminaban de preparar los alimentos que poco mas tarde consumirían, ¿Ay mamá! yo no siento nada, contesto Clara, yo creo que de nuevo se te subió la presión.
 
                16 diciembre 2000
                Centro de monitoreo del volcán Popocatépetl
                Pedro tomó la ...bueno había perdido la cuenta cuantas tazas de café tomó, los instrumentos tenían lecturas bajas, respiro tranquilo, la actividad del volcán había disminuido drásticamente, podía irse a casa, se despidió de sus compañeros de trabajo, toco su barbilla, se sorprendió que tuviera la barba crecida, pero la crisis había pasado.
 
                Estación del ferrocarril a las orillas de Amecameca.
                Señor; la gente no se puede subir en esos furgones de carga, no somos animales, protestaba airadamente el señor Pérez, habitante de la Delegación de San Pedro Nexapa, municipio de Amecameca, esto lo expresaba ante las autoridades que le mostraban furgones de ferrocarril, en donde teóricamente serían evacuados de la zona de peligro, si el volcán continuaba con la actividad. Los organizadores de esa posible salida, se miraron entre ellos y guardaron silencio, pues realmente era indignante la limpieza que presentaban esos furgones, algunos de ellos tenían cal viva en el piso, el señor Pérez se retiro, el silencio continuo.
 
                Oficinas de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes Toluca Estado de México; mismo día.

                No quiero escuchar mas que una respuesta, que las unidades están ya en Amecameca, se expresaba el Licenciado Guillermo Cano Secretario de la dependencia, ante el director general, la respuesta era rápida, cierto, pero no suficiente para él titular de la secretaría, los lideres del transporte publico del Estado de México, mandaban las unidades solicitadas, cierto, pero pensando mas en las perdidas que en ser un medio importantísimo de evacuación, afortunadamente las unidades motrices, poco a poco llenaban el estacionamiento, ubicado en las espaldas de la Presidencia Municipal de Amecameca, la posible evacuación de la población cercana al volcán estaba en marcha.
 
                Pedro, sentado ante el televisor, dormitaba, la noche anterior había sido desgastante, el sonido del teléfono, lo despertó, observo como su esposa acudió a contestar, la mirada de su mujer lo sobresalto, habían pasado 16 horas de calma, pero el volcán cobraba de nuevo vida, los tremores eran intensos, el peligro volvía, Pedro salió rápido, muy rápido de su casa.
 
                La noche fue difícil, el Gobernador del estado de México acudió a la zona mas vulnerable del territorio mexiquense, San Pedro Nexapa, lo acompañaba el Presidente Municipal de Amecameca, ambos con sus colaboradores mas cercanos y de confianza.
               
                Amecameca dormía, mientras San Pedro Nexapa, estaba en alarma total.

                El gobernador, dialogaba con algunos de los habitantes, cuando un poderoso estruendo acallo todo sonido, las miradas fueron intensas, las voces opacas, el Popocatépetl amenazaba abiertamente en mostrar su furia, los tiempos del volcán empezaban a coincidir con los tiempos humanos.
 
                La Presidencia Municipal de Amecameca lucia con todas las luces prendidas, camionetas, autobuses, periodistas, Amecameca despertaba.
 
                La decisión fue consultada, analizada, vuelta a analizar, pero fue definitiva, la gente de San Pedro Nexapa sería evacuada, el tiempo del volcán ya era el tiempo humano.
 
                Los niños no entendían bien que pasaba, pero sonreían, todo era novedad, sin embargo constantemente eran recriminados por sus padres, se escuchaban voces preocupadas, preguntas constantes, ¿cerraste el gas? ¿Tienes los papeles? ¿Los niños? preguntas que no tenían respuesta, la incertidumbre se notaba en otras preguntas, estás hechas a las autoridades, ¿Cuándo regresaremos? ¿Estaremos aquí para pasar la navidad? la respuestas eran ambiguas, pues el tiempo humano ahora pertenecía al volcán.
 
                Cabecera Distrital Federal, Chalco estado de México.
                Población designada como centro de albergue del distrito
               
                El sonido de los teléfonos eran el adelanto de luces encendidas, el sueño interrumpido, las camas abandonadas con premura, la Presidencia Municipal era toda actividad, los centros de albergue, entre ellos el auditorio municipal, eran abiertos con premura, el tiempo era breve, pues la gente de San Pedro Nexapa, estaba siendo evacuada, solo los separaban 22 kilómetros, tal vez en una hora llegaran, todo tenía que estar preparado, Chalco despertaba y se sumaba con fervor al auxilio.
 
                La caravana, la inmensa caravana de autobuses recorría la carretera federal Amecameca Chalco, patrullas, camiones y jeeps del ejercito escoltaban su valioso cargamento, que era de vidas humanas, la logística funciono, el ejercito tenía el control, el ejercito estaba presente, el orden, la disciplina militar, nuevamente puesta el servicio de la población.
 
               
                La llegada fue controlada, el auditorio municipal de Chalco lucia cientos de camas, de catres dobles, de cobijas, colchones, todo nuevo, todo reluciente, la gente hermana de San Pedro tuvo un respiro en su preocupación, eran tratadas con toda dignidad, con afecto, como era debido y como ellos lo merecían, la generosidad mexicana, estaba presente.
 
                En algún lugar sobre la carretera Amecameca, Chalco
 
                Doña Amparo, veía a través de la ventanilla del autobús, la oscuridad era total, pero en realidad, sus pensamientos nada tenían que ver con lo que sus ojos observaban, dentro de su mente estaban presentes las imágenes de Don Alberto y su esposa, cerro los ojos, apretó la mandíbula, pero le fue imposible evitar que una lagrima corriera por su mejilla, tal vez no insistió lo suficiente, se recrimino, pero Don Alberto siempre era así, no era de extrañar que se negara abandonar la comunidad, sus argumentos era sencillos, el contestó: Yo no me voy de mi pueblo, estoy viejo, si voy a morir, solo Dios lo dispone, el volcán, es mi volcán, al lado su esposa, que solo lo miraba, ella solo retrocedió, cuando el anciano cerro la puerta y con esto confirmaba que no aceptaba ser evacuado, Doña Amparo trato inútilmente de que abriera la puerta, la puerta permaneció cerrada, hasta que fue imposible continuar ahí, Don Alberto no abandono su pueblo.
 

                Una población sobresaltada fue lo que encontró la mañana de ese día en Amecameca, los rumores junto con la información de los medios periodísticos, crearon una confusión total, algunos medios informaban en forma irresponsable que Amecameca había sido evacuado, y la gente de Amecameca, se preguntaba ¿entonces como estoy aquí? algunos comentarios ya hablaban de que san Pedro estaba abandonado, el desconcierto aumentaba, las calles estaban semidesiertas, la gran mayoría de comercios tenían sus puertas cerradas, vamos hasta la tienda de una gran cadena nacional, que su publicidad estaba basada en que sus puertas estaban abiertas todos los días del año, ese día, permanecieron cerradas.
               
                La pregunta era, ¿Nos quedamos? ¿Nos vamos? esta desinformación causo algunas situaciones, que si no fuera por los momentos tan difíciles que ese estaban viviendo, hubieran provocado risas, en una de los pocos comercios abiertos, las personas que pasaban se detenían, y veían  hacia un televisor,  que dentro de la tienda; trasmitía imágenes del volcán, hasta que uno de los presentes expreso en voz alta, ¿Para que vemos el televisor? si nosotros tenemos el volcán enfrente y no vemos lo que estas gentes dicen, nadie contesto, nadie secundo esa pregunta tan lógica, estaba demasiado arraigada en las personas la idea que la televisión nunca miente, sin embargo esa ocasión aún que no mintió, si trasmitió imágenes con cámaras especiales, que captaban imágenes no visibles al ojo humano, que si bien es cierto que esa era la situación, la manera de presentarlas causaba mas temor que información.
 
                Y tomó forma algo que definitivamente muestra la falta de apego de algunas personas  hacia nuestra historia, nuestra esencia; los medios televisivos principalmente, bautizaron a nuestro volcán, si ha ese volcán que si bien en esos momentos rugía con fuerza jamás vista en los últimos años,  también era, es y seguramente seguirá siendo una muestra palpable de nuestras raíces, de nuestra vida misma, no se puede asegurar pero una de las versiones de esta inmensa estupidez, se le atribuye a una locutor de una cadena televisiva, qué al no poder pronunciar en forma correcta Popocatépetl  y  usando de cómplices a vecinos de Amecameca, “inventa” la justificación de “ Don Goyo” que además de ser ofensivamente ridículo, poner tal  “apodo” a un coloso representativo de raza, de nobleza, de gloría, se le diga un “nombre” de origen hispano, es absurdo pensar que hasta que estos señores aparecen, los nativos, los ancianos, los que huelen a náhuatl, ignoraran que su espíritu guía, el gran guerrero, se llamara “goyo” sirva este paréntesis para evitar repetir tal falta de dignidad y respeto.
 
                La tarde fue muriendo en una ciudad desierta, no es broma pensar en un Amecameca en que al caminar por la avenida Miguel Hidalgo, uno escuchara el sonido de sus propios pasos.
 
                La magnitud del evento volcánico obligo a las autoridades de protección civil en formar un comité de seguridad, que era el que en coordinación con autoridades de los tres niveles tomaban decisiones, pues ellos sabían que el domo dentro del cráter, era el mas grande en formación desde el inicio de esta situación en el año 1994, los datos de los instrumentos así lo mostraban, los inclinómetros, que son instrumentos que miden la posible deformación de los francos del volcán, así como otros datos escalofriantes por ejemplo la medición del bióxido de azufre, que en promedio, antes de este suceso era de 5000 toneladas por día y el 19 de diciembre alcanzo la cifra de 100000 toneladas por día y sin mencionar unidades de medidas complicadas, tan solo el reporte de energía liberada, rebasaba la energía que durante cualquier año hubiera tenido el volcán y me refiero a la totalidad del año, contra solo 25 horas de esos días.
               
                El equipo con el que contaba el sistema de seguridad, era de la mejor tecnología, y por lo mismo tenia un programa que simulaba el posible comportamiento futuro del volcán, y este programa pronosticaba situaciones altamente peligrosas para el 23 ó 24 de diciembre, la responsabilidad que esas personas tenían encima era enorme.
 
                21 diciembre
                Centro de albergue
                Auditorio Municipal
                Chalco México
 
                Los provisionales moradores del centro, despertaban dentro de la sensación de haber dormido, pero no descansado, ayer vecinos separados por paredes, patios, jardines, hoy vecinos, separados solo por un pasillo.
 
                Los niños y los adultos tomaba alimentos sanos y bien preparados por el excelente servicio que el ejército monto en el albergue, las comidas era sabrosas, tres veces al día, la atención era casi personal, realmente muchas veces hemos visto en televisión actuar en emergencia a nuestro ejercito, pero verlos en acción cerca de uno, sinceramente llena de satisfacción y orgullo.
 
                Sin embargo y pese a que la población de Chalco se comporto con gran afecto y cuidado, mencionare que la cadena de cines, en forma gratuita y en el propio albergue, daba dos funciones de cine al día y respetando la tradición entregaba grandes bolsas de “palomitas” de maíz a los niños,
 
                Pero como me decía una señora en el albergue, no hay como la “querencia” mis animalitos no sé como están, solo confió que cuando regresemos todo este igual y detrás de estas palabras rodaron lagrimas por sus mejillas, cierto tal vez sea poco lo que tienen, pero era su patrimonio, parte de su vida.
 
                Personas del municipio de Chalco, organizaba bailes, funciones de títeres, hacían todo lo posible para evitar la depresión, pero pese a esos grandes y generosos esfuerzos que demostraban con gran calidad humana, la depresión estaba presente, y como cuando partieron de San Pedro Nexapa, la pregunta se repetía contantemente, ¿Cuándo regresamos?

   La visita al albergue de Chalco por el Presidente de la República, Vicente Fox, invadió la intimidad de los habitantes del refugio, con cámaras, sonidos, ruidos, aún no tengo claro si realmente fue efectiva en el buen animo, pues cuando una señora de San Pedro le dijo al Presidente ayúdenos por favor, el viéndola fijamente le contesto, ¿Que quieres mujer? ella enmudeció, él presidente comento a los que lo acompañaban, los atendemos bien, no les falta nada, y continuo el recorrido, la señora se retiro confusa, ella misma pensó, que quería, ahora con el tiempo creo entender lo que quería no eran nada material, tal vez solo unas palabras de aliento, tal vez solo quería afecto.

                Amanece el día 23 de diciembre, el día que se temía fuera el peor, según el modelo que el programa había pronosticado, los minutos parecían horas, en los centros de vigilancia, pareciera que los monitores no se movieran, la caída de un lapicero o el movimiento de cualquier persona, producía alteraciones en los responsables de la vigilancia, los minutos se convirtieron lentamente en horas, las horas por fin sumaron un día y ..nada ocurrió.
 
                El mismo día, las oraciones llenaba las Iglesias, ya en Tepetlixpa, ya en Ozumba ya en Tlalmanalco, la zona oriente del estado rezaba con fervor, misas en catedral, la Basílica de Guadalupe, por mencionar los centros católicos, pero en realidad en cada templo, en cada religión la petición era, ayúdanos señor.
 
               
                En internet empezaron a aparecer fotos del volcán en erupción, pero la foto que mas llamó la atención fue tomada por el señor Alfonso Reyes, reportero, que fue asignado para cubrir este evento, él comentaba que hasta que revelo la foto se dio cuenta del extraño fenómeno, esta foto fue publicada por los diarios milenio y extramex


 
                Pero hoy se sabe que el día 24 de diciembre, algo sucedió, algo cambio lo esperado, y la monstruosa bóveda formada en días anteriores, se empezó a destruir con explosiones, que lanzaron rocas hasta una distancia de 2.5 kilómetros del cráter y produciendo una columna que ceniza y gases que se elevo hasta una altura de 5 kilómetros.

 
                La catástrofe prevista no ocurrió, la junta de seguridad, cambio las medidas de precaución, debido a esto la zona de restricción física al volcán disminuyo.
 
                La larga noche, había terminado.
 
                Los autobuses subían por la carretera de Amecameca a San Pedro Nexapa, una anciana abría su puerta, todo estaba bien, nada faltaba, sus animales estaban ahí, sonrió pero ahora fue una larga sonrisa la que le dirigió al oficial del ejercito y al amigo de protección civil, que la acompañaron hasta la puerta de su casa, y después de esto, levanto la cara al cielo y musito, gracias, gracias, y ahora las lagrimas que cruzaron sus mejillas fueron de agradecimiento, al fondo el Popocatépetl fue testigo.
 

HUMBERTO F. ZAMORA CABRERA

CRONISTA MUNICIPAL

AMECAMECA DE JUAREZ, ESTADO DE MEXICO.

 

BIBLOGRAFIA: Reportes e informes del Centro Nacional de Prevención de Desastres CENAPRED
 


 
 
  Hoy habia 2 visitantes (13 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página! PERMITIDO EL USO PERO SE AGRADECERA SE USE CON FINES EDUCATIVOS.  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=