CRONICAS MUNICIPALES AMECAMECA
  CRONICA 16 SEPTIEMBRE 2009 AMECAMECA MEXICO
 

CRONICA DE LA CEREMONIA DEL 199 ANIVERSARIO DE LA INDEPENDENCIA MEXICANA,  CELEBRADA EL 16 DE SEPTIEMBRE DEL AÑO 2009, EN EL MUNICIPIO DE AMECAMECA DE JUAREZ, ESTADO DE MEXICO.

 
                Mi amor, levántate, ya esta listo tú uniforme, se escucha decir a una voz femenina, la voz denota una cierta preocupación, que casi en forma inmediata se extingue, al ver la reacción de la niña a la que se dirigiera.
            La niña se levanta inmediatamente, sonríe aún un poco adormilada, pero de inmediato tomada de la mano de su madre, camina hacia el baño.
            Su madre se esmera, le acomoda el cabello, le sacude inexistentes  polvos del hombro, la niña se mueve inquieta, ansiosamente mira el reloj.
            ¡Por fin! piensa la niña. cuando su madre toma su abrigo y se dirigen hacia la puerta.
            El cielo esta totalmente nublado, nubes grises y espesas, impiden que el sol se muestre,  aún se observan las calles mojadas y la humedad es lo que domina el ambiente, después de una noche, en donde la lluvia se mostro generosamente,  la madre camina presurosa, sabe que llegara en tiempo, pero su preocupación no es por llegar a tiempo, sino por piensa que aún tendrá que darle un poco de dinero a la niña y lo tiene tan limitado que su angustia, hace que inconscientemente apriete el monedero que lleva en su mano.
            El caminar de ambas es rápido, la chiquilla observa que las fachadas de las casas muestran adornos, allá una bandera, por este lado aun están prendidos unos focos de colores verde, rojo y blanco.
            Es el gran día, atrás quedan practicas diarias de agobiantes marchas, nervios por que no habían calcetas de color rojo, noches de vela en donde su madre preparaba los adornos tricolores que ahora lleva ella en el cabello.
            Cruzan la calle y finalmente ahí está el centro de reunión, el acontecimiento cívico más importante del año está por iniciar:
            16 de septiembre del año 2009, Plaza de la Constitución, Amecameca, México. 9 de la mañana.
            La pequeña se suelta de la mano de su madre y corre hacia sus compañeras de escuela, la madre sonríe, su sonrisa también es un poco nostálgica, hace tan pocos años que ella misma, también corrió entusiasmada hacia sus en aquel entonces compañeras de colegio.
            Se escucha música en la plaza, los contingentes se mueven, voces infantiles y juveniles que gritan órdenes, alto, paso redoblado, alinearse, se confunden con risas nerviosas, que denotan la emoción del momento.
            El sonido local, anuncia la llegada de la autoridad municipal, que atraviesa la amplia calle frente a ellas, se dirigen al estrado,  donde en forma solemne, iniciarán el acto oficial del 199 aniversario de la Independencia de México.
            En la parte norte de la plaza, está ese estrado, La ceremonia protocolaría inicia con honores a la bandera, este acto consiste en que la escolta principal, con paso marcial y enérgico, cruza la plaza, ondeando la bandera.
            La banda de guerra ordena por medio de la trompeta de ordenes, saludar, La emoción es intensa, los colores patrios que tienen significados propios desde el 24 de febrero de 1821 que fue cuando Agustín de Iturbide ideó la actual y la llamó Bandera de las Tres Garantías. La cual consta de 3 colores distribuidos en forma vertical en este orden comenzando en el asta: verde, blanco y rojo.
Cada color con un significado diferente: El verde simboliza la esperanza del pueblo en el destino de su raza, el blanco representa la pureza de los ideales del pueblo y el rojo simboliza la sangre que derramaron los héroes por la patria.
Al  centro en la franja blanca, contiene un escudo, este escudo constituido por un águila mexicana, con la parte superior de las alas en actitud de combate. Posada su garra izquierda sobre un nopal floreciendo que nace en una penca sobre un lago, sujeta con la garra derecha y con el pico a una serpiente curvada, de modo que armonice con el conjunto. Varias pencas del nopal se ramifican a los lados. Dos ramas, una de encino al frente del águila y otra de laurel al lado opuesto, forman entre ambas un semicírculo inferior que se unen por medio de un listón dividido en tres franjas. El águila representa la fuerza cósmica del sol, el nopal el paisaje de México y la serpiente las potencialidades de la tierra.
            El cruce termina frente al estrado, la mañana gris se transforma, el himno nacional hace que las fibras más profundas del nacionalismo vibren con intensidad, las notas producen efectos encontrados, desde el nostálgico hasta el mas difícil de describir, el sentimiento de ser mexicano.
            Los honores al lábaro patrio terminan, el toque de firmes se escucha y una voz femenina desde el estrado nos va narrando momentos de nuestra independencia, extraño en momentos la presencia de algún alumno de las escuelas presentes, que tradicionalmente hacían intervenciones que pudieran ser declamaciones o palabras alusivas a este día, hago votos, por qué esta participación activa de la niñez y juventud no se pierda.
            Pero la parte central es sin duda el discurso oficial de la máxima autoridad municipal, el Dr. Juan Demetrio Sánchez Granados, quien en esos momentos adquiere un valor fundamental, pues representa la parte ejecutiva del H. Ayuntamiento de Amecameca y una situación que aparentemente hemos olvidado, posiblemente a la familiaridad de vecinos y amigos que vemos en él, pero en ese período y por los derechos y obligaciones que la Constitución Mexicana le otorga, representa el primer nivel de autoridad mas cercana a la sociedad, y remarco esto, en honor a los miles de mexicanos que murieron en pro de que las autoridades fueran elegidas por el pueblo, y en este periodo el Presidente Municipal encabezando el H Ayuntamiento,  representa esa voluntad.
            El discurso que describe acciones y actos de la Independencia, es desarrollado en forma protocolaría, sin embargo el rígido esquema es roto por la emoción que el Edil Municipal pone al final del mismo, al gritar con emoción, Viva México, la respuesta es inmediata de los presentes, al contestar Viva.
            Antes de iniciar el desfile por las principales calles de la ciudad, el H. Ayuntamiento, camina hacia la estatua de Don Miguel Hidalgo Y Costilla, ubicada en la explanada norte del jardín municipal, con el objeto que las palabras y oraciones vertidas en honor de los Héroes de la Independencia, adquieran una forma física tangible, es por medio de una ofrenda floral conocida como corona, esa corona que es depositada a los pies de la estatua, es interesante complementar que el concepto de la corona, no es con fines fúnebres simplemente, pues está formada por ramas de laurel que tiene la peculiaridad de conservarse por mucho tiempo verde, razón que le permite representar la inmortalidad y la gloria, naciendo este tipo de ofrendas en la mitología griega.
            La Ceremonia oficial ha terminado con la ofrenda, pero solo por este año, pues en los siguientes años, y mientras existan un solo mexicano, estoy seguro que seguirán presentes los nombres de Miguel Hidalgo, Vicente Guerrero, Josefa Ortiz de Domínguez, Ignacio Allende y muchos, pero muchos mexicanos, que vivieron y murieron con una sola idea, la de darnos Patria Y Libertad.
            Pero el día no ha terminado y encabezado por el H. Ayuntamiento detrás de la escolta que porta la Bandera Nacional y bajo los acordes de la banda de guerra, se inicia el desfile.
            La niña voltea emocionada a ver a su madre, y luego en forma enérgica grita, “atención escolta; paso redoblado”
            la escolta que orgullosamente porta el lábaro patrio, marcha al frente de su escuela, un sentimiento de orgullo la invade, ella es la sargento de la escolta, honor que obtiene por sus calificaciones, días de preparación y emociones por la designación; todo explota dentro de ella, al dar la orden de marchar.
            La escolta se encamina hacia la calle de San Francisco, que es la primera calle por la que circula el desfile en el que participan dependencias de gobierno, educativas, deportivas y organizaciones civiles.
            La gente se presiona entre si en las banquetas, pero es tanto el interés por ver pasar a sus hijos, amigos, vecinos o simplemente ver pasar a la gente del pueblo desfilando, que la banqueta es insuficiente, se escuchan comentarios y preguntas, ¿Qué escuela es está? ¿Ya paso la Escuela de San Juan?
            La niña busca en forma discreta, algún conocido, alguien que se diera cuenta que ella estaba en la escolta de su escuela, no necesito mucho, ahí estaban sus primas, su tía, quienes al verla se emocionaron y entre gritos de ¡ahí está! para enseguida de reconocerla, le arrojan sobre la cabeza pequeños papeles  de colores, cortados en forma circular que se le llama confeti y es un medio de expresar la alegría y la satisfacción de reconocer a un ser querido o simplemente conocido, que marcha en el desfile.
            Pese a lo nublado y lo frio del ambiente, la gente no se movía de sus lugares, el desfile continuó por la calle de Independencia, la niña no sentía ningún cansancio, era su primer desfile como parte de su educación, eso le había dicho su profesor, él les mencionaba la importancia de participar en actividades cívicas, pero sin duda alguna, la mas importante era el desfile, también recordó que su profesor, expresaba con clara preocupación, que ciertas costumbres referente a las fiestas patrias, se estaban perdiendo, él ponía como ejemplo los arcos construidos en las  esquinas de las calles por donde pasaba el desfile y que adornados con ramas de pino, oyamel, y hasta en algunas ocasiones con cedro, sobresaliendo en la parte superior, las imágenes de los próceres de la independencia, pero lo que le daba vida a estas expresiones verdaderamente artísticas, era que los vecinos se hacían cargo de su construcción y su satisfacción era enorme cuando recibían el oficio de agradecimiento del Ayuntamiento por su esfuerzo.
            Su escolta daba la vuelta en la calle de la Rosa, sin duda parte de uno de los barrios mas unidos en este tipo de eventos, la gente en forma espontanea les aplaudía, ella nuevamente sonrió,  y pensó para si, que bonito es ser mexicana.
            Daban vuelta en la calle de Hidalgo, la calle real como todavía algunos ancianos la llamaban, por ser la calle que cruzando el pueblo de sur a norte, salía a la carretera y donde, según platicaban, vivían hace muchos años, los notables del pueblo.
            Por ser una calle bastante ancha, la escolta en forma instintiva abrió las distancias de sus integrantes, eso causa inmediatamente un mayor lucimiento de la misma, también aumenta la cantidad de gente observándolas, no cabe la menor duda el desfile es parte de Amecameca, como Amecameca es el desfile.
            El retorno al centro, la Plaza de la Constitución que esta totalmente llena, dan la vuelta al jardín, y entonces la mirada de la niña de la escolta, se fija en el balcón de la Presidencia Municipal, su corazón late mas de prisa, ahí se encuentra el Presidente Municipal, esta viendo pasar el desfile, siguiendo una antigua costumbre de respeto mutuo entre gobernados y gobernantes, pues el desfile es encabezado por las autoridades municipales, pero al llegar al centro de la ciudad, el Presidente y su digno Ayuntamiento, suben al balcón central del Palacio Municipal, para corresponder la participación ciudadana en el evento.
            El cansancio desaparece en forma instantánea, motivada por algo que dignifica a los mexicanos, el respeto a las instituciones, ella siendo niña aún, sabe y entiende perfectamente que las autoridades ahí presentes, son legitimas, que son producto de una decisión de la gente, y sonríe al pensar que eso es también producto de la independencia que hace 199 años el cura Hidalgo inicio.
            Ante la mirada del Presidente quien está acompañado por su esposa y con ellos,  la Sindica Procuradora de Justicia y lógicamente los 10 Regidores, efectúa la escolta sus ultimas evoluciones, el premio no se hace esperar, del presídium nacen aplausos, los integrantes del H. Cabildo, reconocen el esfuerzo y la belleza de sus movimientos.
            La sonrisa llena la cara de esos niños, reanudan la marcha, pasan por debajo del Arco de San Sebastián y ya en plena avenida de Fray Martin de Valencia, se escucha la orden de alto y luego de guardar con honores la bandera, se repiten las ordenes, pero esta es romper filas, la niña ve a su madre y sonríe, pues sabe que cumplió con toda su voluntad y energía el honor de haber desfilado en Amecameca un 16 de septiembre.
            La madre la recibe y muy juntas caminan hacia el centro, sabe la madre que la situación económica es grave, que vendrán mas problemas, pero de esa tormenta, está segura que saldrá adelante con la dignidad del esfuerzo y el trabajo digno, pues ahora no esta sola, ya tiene una hija que desfilo en su pueblo el 16 de septiembre y ha esa gente por ser Mexicana, por ser de Amecameca y sobre todo por ser libre, nadie la puede vencer.
 
HUMBERTO F, ZAMORA CABRERA
CRONISTA MUNICIPAL
AMECAMECA DE JUAREZ ESTADO DE MEXICO
               
 
  Hoy habia 2 visitantes (21 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página! PERMITIDO EL USO PERO SE AGRADECERA SE USE CON FINES EDUCATIVOS.  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=