CRONICAS MUNICIPALES AMECAMECA
  ALGUIEN UNA TARDE; ALGUIEN UNA NOCHE
 

AMECAMECA

VIERNES

 AÑO 2009

ALGUIEN ESA TARDE, ALGUIEN ESA NOCHE

                La tarde empieza, el sol se oculta lentamente detrás del monte sagrado, que los lugareños lo mencionamos como sacromonte, una de las parejas de jóvenes disfrutan de los últimos rayos solares, en una de la bancas de brocados metálicos del jardín municipal, se inicia un fin de semana, y que mejor que disfrutarlo con la novia, con la amiga, en fin disfrutar la tarde de un viernes en Amecameca.

                Fernando camina presuroso, la partida de ajedrez le espera, confía en poder vencer a su gran amigo, pero también archi enemigo de ajedrez, ve el edificio de la presidencia municipal, ahí bajo los arcos, ya están instaladas las mesas que sin fallar ningún viernes, esperan las reñidas competencias que nacen del juego mas difícil, el juego de las estrategias y habilidades.

                Martha, camina de la mano de su novio, la cara de ella no demuestra que está disfrutando, la de él, muestra fastidio, enojo, pero en ningún momento se nota complacencia.

                ¿Pero estas segura? pregunta Carlos en forma brusca.

                Si, sí, contesta Martha, en tenue y débil tono de voz.

                Pero, si no había ninguna posibilidad, insiste Carlos, tú bien sabías tus días, no me salgas ahora con esto.

                Martha, se queda callada, baja la cabeza, camina más lento.

                ¿Estas segura que fue conmigo? pregunta Carlos en forma de pregunta y reproche.

                Ella, Martha levanta la cara, fija su mirada en los ojos de él, y controlando un sollozo, solo le dice si.

                ¿Pues que piensas hacer? espeta Carlos, mas que preguntar.

                Ella, pierde el control y solo dice, ¿Qué piensas tú?

                ¿Yo? ¿Por qué yo? si la que estas embarazada eres tú.

                La joven suelta el llanto, y Carlos, sin voltear a verla, se aleja, pues recuerda que su nueva conquista lo cito en su casa, pues sus padres no estarían.

                Una joven se retira por la calle de Juárez, se siente sola, está sola, solo espera que no la corran de su casa, solo esa esperanza tiene, presagia que su futuro ha cambiado, será una madre mas soltera, cierra los puños, aprieta la mandíbula, y se pregunta con dolor, ¿Por qué yo?

                Roberto, mira a sus amigos, sonríe, el reto lo tiene enfrente, tomar toda esa cerveza, sin parar, toma la botella, y empieza a beber, de golpe se detiene y en forma instantánea se escuchan risas burlonas, Roberto ha fallado, aún no es hombre, la faltan pantalones, sus acompañantes, continúan la burla, Roberto sonríe, pero las burlas no le afectan, ya que efectivamente no bebió la cerveza, pues recordó lo que su padre le recomendó, bebe para ti, no para los demás, para sus seudo amigos, Roberto había fallado, pero para Roberto él había triunfado.

                La tarde enfría rápido, Marcela grita, mi amor, ven te voy aponer tu sweater, una hermosa niña acude al llamado, la joven, le pone con gran cuidado la prenda, la niña ansiosa se aleja para continuar corriendo, la madre voltea hacia su acompañante, un casi adolecente, y angustiosamente le pregunta ¿Pero de donde sacaremos el dinero? El mirando hacia el volcán popocatépetl, responde, mira Marci, no es precioso, mira, como se esta poniendo de color de rosa, mira, mira. La joven no responde, sabe que será ella la que consiga el dinero, solo espera que sus padres, no le reprochen mucho.

                Alberto, cierra el libro que lee, observa con preocupación el reloj, en tan solo unas horas mas, tendrá su examen, y si todo sale bien, por fin tendrá un titulo, ha luchado tanto por ello, no lamenta las veces que prefirió estudiar en su casa, que asistir a los bailes que en la presidencia se daban, cierto es que los lunes en la facultad, el sentía cierta envidia, cuando sus amigos platicaban de sus conquistas, de que al terminar el baile, en plena calle lograban satisfacer sus instintos, ¿con quien? una vez preguntó, uno de sus amigos contestó, ¿Cómo con quien? pues con cualquiera, ellas son las que te lo piden, Alberto hizo una cara, que causo la risa de sus compañeros de escuela. El pobre es tan lento, fue el comentario que dejo cuando se retiro hacia su salón de clases, Alberto aún pensaba que las mujeres merecían respeto, cosa que causaba risa en esta época.

                Una pareja de edad madura cruza hacia el jardín, la señora se nota envejecida, pese a no llegar a los 50 años, el hombre camina con la mirada al piso, pareciera que cargaba un gran peso en la espalda, ella rompe el silencio y tomando de la cintura le comenta, veras que no te toca ese ajuste de personal, si tú eres de los mejores en esa compañía, ¿te acuerdas cuando te dieron el reloj de premio? Fue por tú primer lugar, si contesta, pero en su mente no viene ese hermoso recuerdo, pues en su mente la imagen que toma forma es, que eso fue hace 15 años, ahora ya no es ese joven, ahora ya es un hombre fuerte muy fuerte físicamente, pero, pero tiene mas de 40 años, para laboral, para ser considerado en el trabajo, ahora es un viejo, un joven viejo que su edad ha pasado el promedio de productividad, ahora es el mundo de los jóvenes, no de la experiencia, tiembla el pensar en su futuro, en su mujer, en sus hijos, en que mañana, lo pueden despedir, no por fallar, sino por su edad.

                Manita levántate, levántate, por favor, le pedía Marcia a Lucia, su amiga de la preparatoria, que había bebido en demasía, bueno tal vez no en demasía, sino que su juvenil cuerpo, al no estar acostumbrado su cerebro a ingerir licor, simplemente perdió el control de su equilibrio.

                Lucia trato inútilmente de incorporarse, pero todo giro nuevamente, situación que le provoco un fuerte vomito, su amiga Marcia, la sostuvo, la tranquilizo, sintió su apoyo tanto físico como moral, Lucia se preguntó, ¿Por qué bebí? si esto es horrible, sintió una rabia al pensar, que su amigo, el guapo del grupo, la acaricio en forma grosera las piernas, le toco los incipientes pechos, y frente a todos, se arrepintió mil veces, y mas cuando ellos solo la dejaron sentada frente a la prepa, ahí sola, sola.. Marcia, con gran esfuerzo le paso su brazo sobre el cuello y haciendo grandes esfuerzos, la llevo hacia su casa, Marcial no reprochaba, solo en silencio daba gracias a tener una madre, que pese ha tenerla muy joven, siempre le dio el ejemplo de lucha, de honorabilidad, y sonrió con ternura al recordar la forma que su madre explicaba su nacimiento, fue un error cuando la engendre, fue mi acierto cuando nació, y terminaba diciendo, Dios solo permite un error y cuando le remedias, se convierte en tu bendición, Marcia llevo a hasta su casa a Lucia y luego camino presurosa hacia la suya, su madre la esperaba, su madre, con que orgullo lo pensó, su madre, toda una señora.

                La tarde termina, una tarde mas de viernes en Amecameca, el jardín se llena nuevamente de jóvenes, algunos no tanto, nuevos retos de conquista, nuevas experiencias les esperan, algunos estarán unos minutos, reirán, bromearan, y luego partirán hacia sus hogares, tal vez con cierta envidia, pero que pronto olvidaran, cuando en forma tranquila, recuerden un rostro de una amiga, de una novia y sientan que las mujeres, son hermosas y sobre todo, que alguna de ellas, será la madre de sus hijos.

                La noche llegó, una sirena, una ambulancia, un accidente, un lamento, alguien esa noche, gano una apuesta, alguien esa noche probo una droga…alguien esa noche…murió

 
  Hoy habia 1 visitantes (11 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página! PERMITIDO EL USO PERO SE AGRADECERA SE USE CON FINES EDUCATIVOS.  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=